lunes, 22 de febrero de 2010

LOS CRISTALES

LOS CRISTALES
El hombre usa todo lo que la naturaleza le da para mejorar su vida. Es muy fácil ver cómo utiliza el reino animal: domestica ciertos animales y los pone a su servicio; aprovecha los productos, y los consume como alimentos. Los vegetales también le prestan muchos servicios: le sirven de alimento, vestido combustible y le proporcionan materiales de construcción.
Sin embargo, son los minerales los que le permiten progresos más formidables. Los medios de transporte, la construcción, las comunicaciones dependen casi totalmente de ellos; incluso la alimentación y el vestido incluyen, en la actualidad, gran cantidad de minerales.
Entre los minerales hay algunos poco conocidos, pero que son de muchísima importancia: se trata de los cristales. En la vida diaria, se suele llamar cristal a un vidrio de gran dureza y transparencia. Así se habla de copas de cristal, floreros de cristal y, en algunos casos, del cristal de los ventanales.
Muchos saben también que algunas piedras preciosas, como los diamantes, son cristales. Tienen razón. Muchas piedras preciosas y semipreciosas son cristales. Las esmeraldas y las aguamarinas, por ejemplo, son cristales.
Pero hay otros cristales menos conocidos como tales. La sal de mesa, el azúcar, la nieve y otros muchos elementos de la vida diaria están formados por cristales. El poderoso veneno conocido como arsénico es también un cristal.
El nombre cristal viene del griego y significa “hielo”. Los griegos, hace mucho tiempo, buscaban piedras preciosas en los cerros de los Alpes. De pronto encontraron una gran cantidad de piedras transparentes. Al comienzo creyeron que se trataba de hielo. Luego se dieron cuenta de que esas piedras no eran frías y no se derretían con el calor: era de cuarzo, pero se quedaron con el nombre de hielo “Krystalloi”, en griego.
El cuarzo es uno de los cristales más importantes de nuestro tiempo. Se usa en equipos eléctricos avanzados, en los viajes espaciales y en la construcción de relojes muy precisos.
Así, pues, en nuestros días, más importante que domesticar animales es “domesticar” minerales. El hombre lo ha logrado y, gracias a ello, ha alcanzado innumerables progresos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada