lunes, 22 de febrero de 2010

EL TRISTE E INCREÍBLE CASO DE LOS JACINTOS ACUÁTICOS

EL TRISTE E INCREÍBLE CASO DE LOS JACINTOS ACUÁTICOS
En muchos ríos canales y lagunas de India se ven hoy día inmensas extensiones que han sido invadidas por los Jacintos acuáticos. Durante gran parte del año, las flores de estas plantas ofrecen un maravilloso espectáculo al agitarse suavemente a impulsos del agua y del viento. Desgraciadamente, detrás de tanta belleza se esconde una verdadera catástrofe.
Durante miles de años, los primitivos habitantes de India habían usado sus ríos, canales y lagunas para transportarse de un lugar a otro, para pescar y para regar sus grandes plantaciones de arroz. Durante el período de colonización europea, algunas familias trajeron Jacintos acuáticos para adornar los estanques de sus jardines. Vivificada por la abundancia de sol y por la gran cantidad de materia orgánica que contenían las aguas de la India, la planta se hizo más grande y resistente y se multiplicó rápidamente. Pronto desbordó las piletas de las casas de los europeos y empezó a poblar las aguas naturales.
Al principio todos se admiraban de la gran belleza de los lugares poblados por Jacintos acuáticos, pero pronto comenzaron las dificultades. Las redes de los pescadores se enredaban en las plantas flotantes y la pesca se hacía cada vez más dificultosa. Luego, la abundancia de Jacintos acuáticos fue tan grande que los botes apenas podían avanzar por las aguas invadidas de plantas. Poco tiempo después, los Jacintos acuáticos empezaron a instalarse en las aguas que cubrían los campos de arroz. El cultivo de esta planta, que es fundamental para la alimentación en India, se vio enormemente dificultado.
Los Jacintos acuáticos tienen una raíz poderosa que penetra profundamente en la tierra del fondo, por lo que no es fácil arrancarlos de raíz. Debajo de las hojas tienen grandes flotadores que les permiten mantenerse siempre en la superficie de las aguas sin ser sumergíos por éstas. Su modo de multiplicación es muy simple. Una vez que la planta se ha desarrollado, brotan por todo su alrededor unos tallos que dan origen a nuevas plantas. Algunos de estos nuevos Jacintos enraízan en el mismo lugar donde han brotado; otros se desprenden de la planta madre, navegan algún trecho por las aguas y enraízan en otro lugar.
Basta así que una sola planta se instale en un estero, para que al poco tiempo todo su curso esté invadido por los Jacintos.
Los habitantes de India de hoy se ven obligados a arrancar todos los años grandes cantidades de estos Jacintos. En algunos lugares, las plantas arrancadas se usan como abono; en la mayoría de los casos, los Jacintos sacados de las aguas siguen produciendo molestias al acumularse y descomponerse en las orillas. Salvo los turistas que admiran la belleza de las aguas cubiertas de flores, nadie perece muy contento con la introducción de los Jacintos acuáticos en India.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada